La forma del Infierno

Por Martín Cristal

Las figuras del cono invertido o del anfiteatro son las que suelen utilizarse como esquema rápido del infierno dantesco. Sin embargo, la descripción detallada que nos presenta la Divina comedia no coincide exactamente con una figura tan regular como ésas. Para visualizar con mayor precisión el espacio infernal, habría que tener en cuenta algunas variaciones que Dante introduce en su recorrido, a saber:

  • Entre el sexto círculo y el séptimo hay un salto mucho mayor que en los círculos anteriores: éste es un abismo tan profundo que precisa de las alas del monstruo Gerión para ser sorteado. Dicho vuelo se lleva todo un canto (el XVII).
  • El diámetro total que necesariamente debe tener el octavo círculo, con sus diez valles concéntricos separados por fosos (XVIII, 1-18), es amplísimo; por el relato, la pendiente de esta zona infernal se nos hace menos pronunciada que en los primeros seis círculos (donde el conjunto sí semejaba un anfiteatro).
  • El pozo final del noveno círculo necesariamente debe tener un diámetro menor (calculable, como se verá más adelante), aunque es muy profundo (XVIII, 4-6; se estima que Lucifer, atrapado en el fondo del pozo, mide él sólo unos mil metros).

De esto se desprende que el infierno no tiene la forma de un cono perfecto, ni la de un anfiteatro regular, sino más bien la de un embudo con las siguientes características: primero, boca ancha; después, pendiente escalonada de alrededor de 45º; luego larga caída a 90º (la que Dante baja volando en el lomo de Gerión); después, durante una larga extensión de valles concéntricos —el Malebolge— la pendiente no es tan pronunciada como en la primera parte (¿15, 20º?); luego otra vez pendiente pronunciada en un pozo de algunos kilómetros de diámetro; final en forma de tubo angosto con caída a 90º respecto de la horizontal. Un corte —sin profundizar todavía en los cálculos— podría ser el siguiente:

Haciendo girar 360º este corte —con la ayuda del programa Swift 3D—, he conseguido la siguiente vista tridimensional del Infierno (hacer clic sobre la imagen para ampliarla):

Ampliar la imagen para ver en detalle la estructura
del Infierno de la
Divina comedia.

_______

Del tamaño del Infierno

Respecto de las dimensiones del inframundo, Dante da pocas referencias. Salvo omisión de mi parte, son sólo las siguientes:

  • XXIX, 9: “que millas veintidós el valle abarca”. (che miglia ventidue la valle volge): Se refiere al noveno valle del Octavo Círculo (Malebolge). Entiendo que son 22 las millas a recorrer si se quiere dar la vuelta completa al valle, de forma anular. Podemos suponer que la milla a la que hace referencia Dante es la antigua milla romana, que equivalía a 1.480 metros.
  • XXX, 86-87: “aunque once millas abarque esta fosa [el valle] / y no menos de media de través”. (con tutto ch’ella volge undici miglia, / e men d’un mezzo di traverso non ci ha): Se refiere al décimo valle del Malebolge; mide la mitad del anterior que lo rodea. Entiendo que son 11 las millas a recorrer si se quiere dar la vuelta completa al valle anular y por lo menos media milla para cruzarlo desde el borde exterior al interior.
  • XXXI, 61-66: “y así la orilla, que les ocultaba / del medio abajo, les mostraba tanto / de arriba, que alcanzar su cabellera // tres frisones en vano pretendiesen; / pues treinta grandes palmos les veía / de abajo al sitio en que se anuda el manto”. (sì che la ripa, ch’era perizoma / dal mezzo in giù, ne mostrava ben tanto / di sovra, che di giugnere a la chioma // tre Frison s’averien dato mal vanto; / però ch’i’ ne vedea trenta gran palmi / dal loco in giù dov’omo affibbia ‘l manto.): Es la altura de la parte visible —de la cintura para arriba— de los gigantes que circundan el Noveno Círculo. Según nota al pie de Martínez de Merlo (en la edición de Cátedra), son unos 20 metros.
  • XXXIV, 30: “y más con un gigante me comparo, / que los gigantes con sus brazos [los de Lucifer] hacen: / mira pues cuánto debe ser el todo / que a semejante parte corresponde”. (e più con un gigante io mi convengo, // che i giganti non fan con le sue braccia: / vedi oggimai quant’esser dee quel tutto / ch’a così fatta parte si confaccia): Dante compara que él es a un gigante más de lo que un gigante es a un brazo de Lucifer. La sintaxis del verso traducido no me lo deja del todo claro, aunque atiendo a una nota al pie de Martínez de Merlo, quien asegura que los comentaristas de la Comedia —como ya adelantamos— han calculado la altura de Lucifer en unos 1000 metros.

A partir de las dimensiones enumeradas aquí no podrían calcularse a ciencia cierta las proporciones de todo el Infierno (éstas sólo podrían inferirse), pero sí el tamaño de algunas partes significativas, como por ejemplo el diámetro del noveno círculo infernal:

a) Si el noveno de los diez valles del Malebolge mide 22 millas de circunferencia (¿borde exterior o punto central más bajo del valle? Vamos a considerar el borde exterior del valle, la circunferencia más grande), entonces:

22 / π = 7 millas de diámetro

Sobre el ancho de este anillo infernal, Dante no nos da datos; sí nos los brinda del siguiente, el décimo valle:

b) El décimo valle, concéntrico con el anterior, tiene 11 millas de circunferencia (exterior). Por lo tanto:

11 / π = 3,5 millas de diámetro desde el borde exterior

Pero de este anillo, Dante nos informa que tiene no menos de media milla de través. Si tomamos como exacto ese valor mínimo, vemos que:

3,5 – (0,5 . 2) = 2,5 millas de diámetro
para la circunferencia interior

Esto es un diámetro de 3,7 km para el Noveno Círculo infernal. Lucifer, dijimos, tiene 1 km de alto, aunque está enterrado hasta la cintura en un pozo helado… Compárense estos valores con la escena imaginada por Gustave Doré para ilustrar el momento en que Dante y Virgilio avistan al demonio gigantesco (recomiendo ampliar la imagen para apreciar sus detalles):

Ampliar la imagen.

______

La síntesis de los cálculos anteriores, en el siguiente gráfico:

Por supuesto, la diferencia de un valle y otro no se ve reflejada en el tiempo narrativo: Dante no hace ninguna referencia al hecho (necesario, según mis cálculos) de haber tardado más en cruzar el noveno valle del Malebolge que el décimo valle o el noveno círculo.

Es lícito pensar que hacer o no estos cálculos no afecta en nada la lectura del texto ni mucho menos nuestra vida real. Sin embargo, hay quien ha visto en la numerología dantesca un modelo para establecer la proporción de otras construcciones perfectamente reales, como por ejemplo el arquitecto Mario Palanti para su Palacio Barolo, un llamativo edificio ubicado en la Avenida de Mayo de Buenos Aires. No podemos menospreciar entonces el que algunos lectores de los clásicos también se ocupen de detalles en apariencia menores como éstos.

_______

Ver además:
Esquema del Paraíso.
Esquema del
Purgatorio.
Esquema integral.

.

Me gusta!

Anuncios

13 pensamientos en “La forma del Infierno

  1. El trabajo sobre el infierno del Dante me pareció extraordinario. Cómo puedo comunicarme con el autor?. Este blog me sorprendió absolutamente, me siento un imbécil cuando pienso en las cosas de las que me jacto. Detesto las expresiones ñoñas, pero a veces no queda otra, no tenés opción, así que: F E L I C I T A C I O N E S
    y G R A C I A S por despabilarme de la ceguera.

  2. Pingback: El tedio del Paraíso « El pez volador

  3. Pingback: Una temporada en el afterworld dantesco « El pez volador

  4. Increíble… haces lógico lo ilógico… ayudas a introducirse en la mitología mediante la verosimilitud! Gracias!

  5. Agradezco profundamente este magnìfico aporte a la literatura italiana, me basè en tus dibujos y en varias de tus reflexiones para exponer la Divina Comedia en mi examen final.

    Los gràficos me ayudaron muchìsimo a evitar confusiones en el recorrido oral.

    Recomendarè tu pàgina a mis compañeros de Letras.

  6. Me parece una excelente interpretación de las locaciones de La Divina Comedia, yo nunca le he leeido pero he hestado investigando sobre los circulos del infierno y en ningun otro lugar los han descrito como tú.
    MUCHAS FELICITACIONES. COMPARTO TU FORMA DE PENSAR.

  7. Estoy sorprendida de la manera en que explicas cada cracteristica de los circulos, apenas y estoy invvestigando esto y me sorprendio tu estudio! de verdad muchas felicidades y espero saber de ti con mas información de este tipo! Saludos México!

  8. Pingback: Sumario #1 | El pez volador

  9. Saludos! Me parece que si un gigante mide de la cintura hacia arriba veinte metros, según la comparación que hace en el verso, y esos veinte metros de gigante son un brazo de Satán, entonces según la escala de la proporción humana satanas mediría unos 50 mts solamente, en total, y si está atrapado en hielo hasta la mitad, pues entonces solo 25 mts serían visibles, lo que es más afín a la escala propuesta en el grabado de Dore. Muy buena información, me has ayudado mucho en un proyecto personal, te tendré al tanto!

  10. Shawn, hola. Ojo, estás simplificando (erróneamente) lo expresado por Dante en sus versos, además de que usar una escala de proporción humana para seres no humanos como los gigantes y los ángeles resulta dudoso… pero, aun si aplicara, fijate bien en lo siguiente:

    Decís que “20 metros de gigante = un brazo de Satán”, pero no es eso lo que dice el poema. En XXXIV, 30 se nos dice que Dante es a un gigante más de lo que un gigante es a un brazo de Lucifer. Es decir: nos da un proporción aproximada, pero sin determinar las medidas absolutas. Y en ningún caso establece una igualdad entre el brazo y el gigante.

    Ejemplo: si hasta su cintura un gigante mide 20 metros, podríamos estimar su altura total en 20 x 2 = 40 metros.

    Ahora bien, supongamos que Dante mide 170 cm:

    170 / 4000 = 0,0425

    Esto es decir que Dante mediría como mucho 4,25% de lo que mide un gigante. Y entonces —según lo expresado en XXXIV, 30—, un gigante no alcanzaría ese porcentaje del brazo de Lucifer. Si Dante midiera 170 cm, entonces un gigante mediría menos del 4,25% de lo que sea que midiese el brazo de Lucifer.

    En cuanto a “la escala propuesta en el grabado de Doré”: 1) habría que ver si el grabador hizo estos cálculos (no lo creo), por lo que su escala sería una escala expresiva, a partir de sus impresiones del texto —nada que reclamarle a un ilustrador, por otra parte—. Yo me propongo analizar el texto de Dante, por lo que los datos deben salir del texto. Propuse el grabado sólo a modo comparativo/ilustrativo.

    2) De cualquier modo, a partir del grabado tampoco podría determinarse con certeza el tamaño de Lucifer. No se puede saber la escala que pensó Doré porque ¿cómo determinar a qué distancia se encuentra Lucifer de la pareja Virgilio-Dante en la imagen? No sabemos cuán lejos está. No hay referencias visuales intermedias entre ellos que permitan dilucidar cuánto mide Satán en la imagen. En esta indeterminación —intencional, creo— Doré resultó muy inteligente y se ahorró problemas sin perder expresividad.

    ¡Saludos!

  11. Pingback: Análisis de la escena del infierno en "El infierno" de Tanovic (2005)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s